Inicio / OPINION / El Psicólogo Interior / Sobre la disciplina

Sobre la disciplina

En ediciones anteriores hemos venido tocando temas que si se ponen en práctica, pueden hacer una diferencia significativa en la calidad de vida de las personas. El de hoy también.

Bien es sabido que para tener una buena cosecha, primero se siembra, pero no basta con eso, sino que hay que saber observar el proceso maravilloso que ocurre entre la siembra y la cosecha.

La naturaleza a Dios gracias, tiene un ritmo de reproducción y crecimiento que cuando lo ponemos en práctica conductualmente, nos da los mismos resultados seguros.  Estamos hablando de la constancia y más afinadamente, de la disciplina.

Cualquier logro humano que podemos ver, con sus eventuales excepciones, provienen de la disciplina. Si hasta el cuerpo humano tomo 9 meses construirse dentro del vientre materno, y una carrera toma tiempo, y luego práctica, ¿qué nos hace pensar que los logros personales, se darán por casualidad, coincidencia o suerte?

El ser humano tiende a tener un pensamiento mítico mágico, y está más predispuesto a creer en milagros de lo que está dispuesto a admitir. Por lo menos eso nos deja ver la popularidad que tienen en nuestra cultura los productos milagro (que sin esfuerzo te llevan directamente a tu objetivo, sean médicos o estéticos), sorteos tipo lotería nacional y por supuesto, confianza puesta en terceros o hasta en la alineación de los astros, o limpias energéticas, etc. Lo cierto es que nuestro tiempo tiene este reto: superar aquellas propuestas que nos eximen del ejercicio de  la responsabilidad personal. Enfermedad social de nuestro tiempo es que la mayoría de las personas quieren las cosas fácil, o con el menor esfuerzo posible. Y donde queda su esfuerzo y su disciplina?

Tenemos que ser observadores atentos y mucho. Que cualquier cosa que se nos ofrezca, sin el valor de la disciplina, nos hará cómodos, no entrenará el principal músculo que es la voluntad.

Y es que entre nuestros objetivos y el presente esta precisamente la disciplina. La disciplina es necesaria para cumplir cualquier objetivo de valor. Ganarte las cosas por suerte no da tanta satisfacción como cuando te has esforzado día con día. Es a través de ella que entendemos que no todos los días son buenos, y eso también es bueno. No hay camino al éxito sin revés, nada es una pérdida mientras le exprimimos el jugo del aprendizaje. Disciplina es hacer las cosas aun cuando no queremos hacerlas, aun cuando no sabemos cómo hacerlas perfectas, es hacer las cosas aunque el viento no esté a favor, aunque estemos cansados, agobiados o con el ánimo destrozado.

La disciplina es como el fuego que nos hace más fuertes y maduros para resistir. Es lo que nos hace seguros y en algún momento tomamos un segundo aire, volviéndonos expertos marineros, quienes no confían en el clima, sino en su habilidad para navegar.

Cualquier persona de éxito que puedas observar, seguramente tiene que enseñarte mucha disciplina, y si estás atento, lo podrás corroborar.

Gracias a Dios por una entrega más, que con esfuerzo y disciplina se hace cada vez. Te invito a seguir el camino de la responsabilidad personal a través de este importante valor, nuestra familia y sociedad lo necesitan. Te deseo una excelente semana, tú amiga: psicóloga Remedios Martínez

Comentarios en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *