Inicio / OPINION / El Psicólogo Interior / Inicio exitoso (primera parte)

Inicio exitoso (primera parte)

Ante lo nuevo, a la mayoría nos gusta estrenar. Pues tenemos ante nosotros un panorama hermoso: 514080 minutos esperando ser bien usados. Debes saber querido lector, que del 100% del tiempo que disponemos, el 33% se nos va en dormir (un promedio de 8 horas), el siguiente segmento grande es el del trabajo, con un 29% de nuestro tiempo; el 6% entre comer e ir al baño; el 4% en transporte, quedándonos únicamente el 28% de nuestro tiempo para usar en otras actividades como son: ir a la tienda, hacer diligencias más largas, llamadas, mensajes, chat o uso de redes sociales, ya que si consideramos eso, nos queda menos del 17%, cerca de 3 a 4 horas diarias de tiempo puro libre.

No podemos depender únicamente de ese tiempo para estar mejorando, debemos extendernos a las otras áreas para aprender, para crecer y sentirnos plenos.

Éxito tiene que ver con la realización progresiva de tus sueños, así es que el primer requisito es tener sueños, y después, si, planear.

Vivir sin sueños no es vivir, pero hay que aprender a definir lo que es la palabra sueño, ya que de ello depende lo exitoso.

Cualquier sueño debe aportar beneficios a otros, no solo al soñador, debe ser un sueño constructivo para que sea considerado exitoso. Y es que el éxito tiene que ver con resaltar, y tú mismo eres el punto de referencia para ello. Crecer tiene como límite el cielo, y el ser humano es tan perfectible en tantas áreas.

Hoy solo te propongo algunas para poder asegurar tu crecimiento:

-Área espiritual. El ser humano está diseñado para tener apetito celestial, por ello está en una constante búsqueda de Dios, aunque no crea en el. Se crea dioses de arena (es un decir), ídolos de carne y huesos, adicciones y hasta enfermedades para encontrarlo. Estamos diseñados con ese hueco que nada (y NADIE) en este mundo podrá llenar.

Toda búsqueda trascendente es una búsqueda de Dios. No somos humanos buscando una experiencia espiritual, somos espíritus viviendo una experiencia humana, por eso es tan importante no creernos vastos y buscarle, no nos hará daño. Si es tanto el enojo o la decepción hacia Dios, el lo puede soportar, pero quien no cree es quien se lo pierde. En el área espiritual se puede y se debe crecer cada día de nuestra vida, si estas estancado déjame decirte que todos tenemos la tarjeta personal de Dios y la llamada es gratis, cuesta menos que ir al psicoterapeuta. El es el mejor psicólogo que existe. También es el mejor amigo, la mejor medicina y la respuesta que has estado buscando, tal vez por años. Como a Roma, no hay camino que a él no lleve.

-Área personal. No es egoísmo continuar con esta área, pues no podemos dar lo que no tenemos, y si queremos dar, lo mejor primero entonces es tener y antes de tener, estar y ser. Esta área está dividida en la salud física, la salud psicológica, y la parte afectiva. Es importante estar bien para poder realizar el propósito para el que fuimos diseñados y realizar nuestros sueños.

Revisa como está tu salud física, que tal van tus hábitos de sueño, de alimentación, de ejercicio y como están tus emociones. Si hay algo que te molesta pide ayuda profesional, que este año sea de éxito porque decidas acabar con traumas y límites que impiden desarrollar tu potencial. Si crees que algo te falta en tu vida, hay que moverse para alcanzarlo.

Si no sabes cómo, pregunta con los que saben y haz un plan, no se requiere una estrategia detallada, empieza por un propósito y recuerda que muchas veces no hay camino, se hace camino al andar.

No estás aquí para que el mundo te cambie, estás aquí para cambiar el mundo, y tu primer reto es mejorar tu mundo interior. Ahí no puedes culpar al gobierno, a tu pareja o a la vida de como esta. Es tu jardín interior, tú lo cultivas o lo descuidas. No esperes que alguien te de flores, plántalas tú mismo, es tu interior.

Hoy el mundo necesita gente madura, no infantil, gente valiente, no cobarde, necesita este tiempo urgentemente gente disciplinada, que se mueva por responsabilidad y con propósito. Eso marca la diferencia en una vida, en una familia, en una sociedad.

Me da tanta alegría continuar por aquí, compartiendo contigo este espacio, doy gracias a Dios por tu vida, yo, Tu amiga Remedios, con un abrazo te digo pensando en un 2018 exitoso: En hora buena!

Comentarios en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *