Inicio / OPINION / El Psicólogo Interior / Inclusión: un reto en la educación

Inclusión: un reto en la educación

La palabra inclusión proviene del latín <<inclusionis>> e <<includere>> y tiene como significado, poner a algo dentro de. La inclusión es un concepto que empieza a tener auge hace más de 20 años. Significa que en el espacio educativo se tome en cuenta la diversidad del alumnado y convivan de manera igualitaria, niños con capacidades educativas especiales, principalmente, ya que damos por hecho que no hay discriminación de cultura, raza o religión.

Sin embargo esto es una utopía a nuestros tiempos y a nuestro contexto. Lo más avanzado que tenemos en nuestro país es un estadio antes de la inclusión, y es la integración, misma que en la práctica es algo poco funcional, no porque los profesores no estén preparados, sino porque la sociedad no está preparada para ello.

El esfuerzo de los profesores es vasto, no solo son las planeaciones, las horas de clase y las relaciones con los padres de familia, hay cuestiones administrativas que les llevan horas atender, y metas que muchas veces les quitan el sueño. Cada profesor de escuela pública necesitaría un auxiliar, y por lo menos cada tres grupos, un psicólogo educativo o comunitario que esté haciendo constantes intervenciones que permitan la inclusión.

La inclusión educativa representa muchos retos que no estamos en este momento preparados para enfrentar, pero la realidad nos exige avanzar a ese nivel, como profesionales, como instituciones, como padres de familia, como sociedad. Los niños con necesidades educativas especiales necesitan ser incluidos dentro de una sociedad sensible, comprensiva y proactiva. Los niños que no presentan alguna necesidad educativa especial, serían muy beneficiados si aprenden desde primaria (o preescolar) a convivir con gente a la que puedan ayudar, con quien puedan ser pacientes, amigables, tolerantes, guiados por padres, docentes y profesionales. Las instituciones como SEP, ser sensibles en sus programas y replantearse no solo el que deben aprender los niños pos millennial, sino como.

La educación es la solución a muchos de los problemas ya no digamos de nuestro país, sino mundiales. Como pretendemos avanzar sin cuestionarnos los contenidos de los libros, y si no cuestionamos los métodos. Un ejemplo: se habla mucho de niños hiperactivos, cuando no se ha considerado que hay niños que solo aprenden por movimientos, por motivación intrínseca y de manera muy diferente a como están enseñando.

Si no se puede sobrellevar este tipo de cuestiones, mucho menos estamos preparados para una educación donde un niño con déficit auditivo, con síndrome Down o con ceguera, esté en el salón de clase. Y repito, no es un reto del docente, sino institucional y social, donde la inclusión es resultado del trabajo conjunto. Hacerlo es posible, pues sociedad somos todos. La inclusión empieza por la apertura de entendimiento, la preparación, la colaboración entre los que somos responsables de hacerlo posible. El fin mismo de la inclusión es entender que lo normal es la diversidad.

Espero que estas reflexiones sirvan para ser más tolerantes, comprensivos, y por supuesto, inclusivos. Te deseo una semana de éxito, tu amiga, psicóloga Remedios Martínez.

Comentarios en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *