Inicio / OPINION / El Psicólogo Interior / El significado de las ofrendas

El significado de las ofrendas

Querido lector, con motivo de la fecha que nos rodea, es el presente tema, como siempre, buscando la reflexión y una invitación a la tolerancia, pues aunque vivimos en el mismo lugar, no todos vivimos las fechas de la misma manera.

El significado de las ofrendas semánticamente hablando, quiere decir ofrecimiento hacia algo o alguien, como muestra de reconocimiento, honra o veneración. Culturalmente la ofrenda se hace a los difuntos como una tradición que brinda identidad, eso permite a las personas sentirse parte de su contexto social, que comparten un evento, provoca cohesión, pero también como una manera de recordar a nuestros difuntos, de sentir que hacemos algo por ellos. sin embargo hay quienes hacen este ritual por mera rutina, imitación, por mandato, por culpa, miedo, o presión social.

La época de ofrendas sin duda nos transporta a nuestra infancia, etapa donde los problemas eran menores o inexistentes, nuestro cerebro asoció olores, texturas, colores, sabores y sonidos, con alegria, juegos, camaradería y adultos con la guardia baja, sensibilizados, probablemente en estos días corrimos entre las tumbas y era una manera bonita de lidiar con la muerte, creamos velas de los restos de cera quemada, jugamos a los escondites, tomamos chocolate, café, pan, alfeñiques y nos sentimos cómodos, seguros y aceptados.

Todo esto, está registrado en nuestros tres niveles de conciencia; Consciente, subconsciente e inconsciente, por eso es que en estas fechas volvemos a evocar todos esos buenos re-cuerdos. Nos sentimos bien, festivos o por lo menos confortados.

Sin embargo no todos ponemos ofrendas, los que somos llamados “protestantes” no lo hacemos, no en la forma en que se hace, por eso el título: las otras ofrendas. Acaso hay otro tipo de ofrendas? Definitivamente!

Recordemos que ofrenda significa brindar honra, y hay muchas formas de honrar a los difuntos, no solo con pan, flores, comida o un altar. Las verdaderas ofrendas no son cosas, son actos que provienen de un sentir, de un creer y un querer. De esta manera podemos honrar a nuestros muertos viviendo como a ellos les hubiera gustado que viviéramos, respetando sus valores, viviendo de manera honrosa y llevando en alto su apellido.

No sirve de mucho poner una ofrenda a un muerto cuando a veces ni siquiera se honra a los vivos. Y es por los vivos que debemos empezar a honrar, a reconocer.

Debemos recordar que hacer una ofrenda no es cosa de un día o una fecha en especial, las flores en el corazón como son el agradecimiento, el aprendizaje y el amor, nunca se marchitan.

La ofrenda también se hace en actos, no solo en cosas, y como cristianos nos esforzamos por formar una cultura de convivencia basada en el respeto, sobre todo para nuestros niños, que no se disfrazan, no llevan cosas para la ofrenda y tampoco piden calavera, aunque nuestras ofrendas son distintas, también colaboramos con la derrama económica pues también disfrutamos los productos de temporada, pero a ellos los enseñamos a ofrendar de otra manera.

Te invito a formar parte de una cultura inclusiva, donde la no discriminacion se extiende a la parte de la religión, y la disposición a aceptar más que a criticar, pues criticar es fácil, comprender es de gente civilizada!

Te agradezco en nombre de todos los protestantes, y por supuesto, te deseo una excelente semana! Tu amiga, psicóloga Remedios Martínez.

 

Comentarios en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *