Inicio / REGIONAL / Zafarrancho e ingobernabilidad se vivió en Izúcar de Matamoros

Zafarrancho e ingobernabilidad se vivió en Izúcar de Matamoros

IZÚCAR DE MATAMOROS, PUE.- La semana pasada en el interior de este municipio se vivieron momentos de incertidumbre y preocupación, luego de que no se solucionaba la situación de la reubicación de los comerciantes de la Temporada de Todos Santos, lo que provocó enfrentamientos entre vendedores y elementos de la Policía Municipal de Izúcar.

Todo comenzó desde el momento en que se anunció por parte del ayuntamiento izucarense en que no se iba a poder utilizar los espacios que comúnmente año con año venían ocupando, lo que es la calle Niño Perdido, La Ocampo y parte de la Benito Juárez, se les notificó a los vendedores que las opciones eran reubicarlos en el Mercado Revolución o en la vieja Estación del Ferrocarril, pero ninguna ni otra opción fue del agrado de los comerciantes.

¿POR QUÉ LES NEGARON EL CENTRO DE IZÚCAR?

Como es bien sabido el Centro Histórico de Izúcar de Matamoros, fue una de las zonas más afectadas por el sismo del pasado 19 de septiembre, dejando inmuebles en malas condiciones, agregando que algunos ya fueron demolidos y como tal no se pueden utilizar esos espacios por órdenes estrictas por parte del INAH y Protección Civil del estado de Puebla, esto para el resguardo de la integridad física de los mismos vendedores y ciudadanía en general.

EL AYUNTAMIENTO NO TUVO ORDEN Y TODO SE SALIÓ DE CONTROL

Los comerciantes manifestaron que otra de sus molestias es que las autoridades no supieron coordinarse con sus trabajadores, debido a que los traían dando vueltas de un lugar a otro, a pleno rayo del sol sin que nadie les diera la cara, agregaron que el presidente municipal, Manuel Madero González, no se presentaba ante ellos y todo lo solucionaban el director de abastos, Gabino Figueroa y Santiago Cabrera, quien es el secretario particular del edil.

LÍDERES DE COMERCIANTES Y BARRIECOS HICIERON DE LAS SUYAS

De igual manera mediante todo este conflicto, líderes de las diferentes organizaciones de los vendedores, confundieron y no supieron guiar e informar a sus compañeros de la temporada sobre los detalles y reuniones que sostuvieron con las autoridades del municipio. Situación que prácticamente hizo que se dividieran los barrios, encabezados por sus mismos inspectores quienes se pusieron del lado del ayuntamiento y reprimieron a los comerciantes.

REPRESIÓN E INGOBERNABILIDAD VIVIÓ IZÚCAR

El día viernes 20 de octubre, alrededor de las 8 de la noche no había ningún acuerdo entre vendedores y ayunta-miento, de tal manera que los ocupantes de la temporada de todos santos, a voluntad propia se instalaron en la calle Niño Perdido, otros comentaban que si había un acuerdo y era instalarse en el bulevar Revolución, a un costado del Mercado con el mismo nombre, pero todo se volvió y un caos y optaron por colocar sus puestos en la calle ya mencionada.

Conforme iban pasando los minutos, se vivía más tensión, esto debido a que les notificaban que en cualquier momento se iba ser uso de la fuerza pública para desalojarlos, algunos no lo creían, otros más continuaban colocando sus casetas, y otros más atentos ante cualquier situación que pudiera provocar la presencia de la Policía Municipal de Izúcar.

Fue casi a las 22 horas, cuando hicieron presencia autoridades de Izúcar de Matamoros, en compañía de las rondas de diferentes barrios, para comenzar a desalojar a los comerciantes que ya se habían instalado, como bien lo pudo captar una de nuestras cámaras, el primero en comenzar el zafarrancho fue el secretario particular del presidente, se trata de Santiago Cabrera, quien enseguida continuaron los elementos de la policía a reprimir a los demás, arrojando sus casetas y todo lo que ya habían colocado, la policía tuvo que utilizar gas pimienta para intentar controlar la situación pues todo se estaba saliendo de control.

Luego de unos minutos de enfrentamiento entre autoridades municipales y vendedores, se calmaron los ánimos, exigían la presencia de los funcionarios encargados de diferentes áreas, y por supuesto la presencia del alcalde Madero, pero eso nunca sucedió ya que el munícipe no se fue a parar ningún instante al lugar de los hechos.

NO LES QUEDÓ DE OTRA MÁS QUE IRSE AL MERCADO REVOLUCIÓN

Para el día sábado 21 de octubre, todavía algunos comerciantes volvieron a tomar la calle Niño Perdido, en protesta contra el ayuntamiento, aunque ya no funcionó de mucho, pues la mayoría de los ocupantes ya estaban decididos en irse al Mercado Revolución.

Finalmente entre dimes y diretes la Temporada de Todos Santos, se instaló en unos de los carriles del bulevar Revolución, donde llevarán a cabo sus ventas del día 21 hasta el día dos de noviembre.

Comentarios en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *