Inicio / OPINION / El Psicólogo Interior / Intervención en crisis (segunda parte)

Intervención en crisis (segunda parte)

[email protected] [email protected], la semana pasada entramos al presente tema y me gustaría compartirles que muchos estamos llamados a aplicar primeros auxilios psicológicos (PAP), la primera instancia de intervención en crisis.

Los PAP Toman relevancia cuando observamos que una experiencia detonante se puede volver  traumática, con efectos fisiológicos y psicológicos que provocan malestar, vulnerabilidad negativa, y deterioro en varias áreas, en diferentes niveles, terminando en enfermedad o trastorno psicológico.

Lo ideal es que conozcamos que una crisis es el efecto de un evento, que incluye las percepciones y/o creencias personales, que existen ciertas fases y en ellas se mueve la persona para lograr el crecimiento, que es el resultado ideal de la crisis.

¿Qué es lo que mueve a una persona hacia las crisis? Sencillo, cuando se recibe un golpe a las expectativas, o sucede algo temido, las confrontaciones o el creer que no se tienen las capacidades para enfrentar lo venidero, los apegos, el miedo al cambio.

La duración de una crisis dependerá principalmente de Tres factores: a) la gravedad del suceso: su intensidad, duración, grado y forma de exposición, incluso exposición continuada, etc.; b) recursos personales: áreas básicas, historia personal, previa resolución de crisis vitales y circunstanciales; c) red de apoyo: pareja, familiares, amigos, apoyo comunitario o institucional, apoyo específico PAP, e intervención en segunda instancia cuando es necesario.

Lo fundamental en PAP es la elaboración de una ruta crítica básica, donde lo primero es observar los riesgos, posterior a ella la estabilización de la persona usando técnicas generales pero adecuadas a la situación. La ruta crítica es el plan que se establece desde el primer contacto, es lo que hacemos y lo que haremos para procurar el bienestar de la persona. Se observa mucho la red de apoyo y la canalización adecuada. Lo importante es procurar la supervivencia en la crisis, la expresión de los sentimientos, incluidos los temores, el dominio cognoscitivo de la experiencia completa con los necesarios ajustes afectivos y conductuales que se requieren para funcionar.

Los PAP son algo necesario, debería ser de conocimiento y manejo popular pues cualquiera puede hacer la diferencia en una situación de emergencia.

Durante la crisis la persona está cognitivamente sensible, y es fundamental orientar positivamente.

Existen factores de protección que permiten elaborar de manera adecuada la crisis, muchas veces se dan de manera casual o natural, es importante conocerlos para saber maximizar las oportunidades de la persona para el éxito en las crisis.

Agradezco que sigas esta columna y te invito a terminar este tema la próxima edición. Te deseo una semana de éxitos! Tu amiga: psicóloga Remedios Martínez.

Comentarios en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *