Inicio / OPINION / El Psicólogo Interior / Autoterapia para resolver problemas (2da parte)

Autoterapia para resolver problemas (2da parte)

La semana pasada enfocamos los problemas desde una perspectiva útil, la Autoterapia como cualquier acción que emprendemos para mejorar nuestra calidad de vida, haciéndonos responsables del proceso.

Hoy nos toca la palabra “resolver”. Debemos entender antes que nada que resolver implica un previo <darse cuenta>, una vez, después del darse cuenta, lo demás requiere valentía, disciplina  y/o humildad.

Resolver implica la mayoría de veces acción, y toda acción debe ser ordenada y por supuesto, estar integrada a un proceso. Ejemplo: No sé leer y es un problema eso para mí. Cuando me doy cuenta que es un problema, y lo enfoco correctamente, esto me llevará directamente a la acción.

Cualquier persona inteligente, sabrá que no se aprende a leer con el solo deseo, que no se aprende con aprenderse las vocales, ni todas las consonantes, esos son pasos, etapas, pero que se necesita algo más.

Así pues, para resolver cualquier problema (como en el ejemplo), se necesita tiempo, constancia, disciplina, esfuerzo y sobre todo, saber que si sigo el proceso, indudablemente, el “problema” se solucionará por sí mismo porque yo estoy haciendo lo que a mí me toca. En la última fase, resolver se trata de simplemente confiar que hiciste lo que tenías que hacer, punto. Soltar lo demás.

Ahora otro punto fundamental, la mayoría de los problemas individuales y de interacción que nos aquejan, vienen en las siguientes raíces: identidad pobre (cuando no sé quién soy, no sé lo que valgo), falta de límites adecuados, pensamiento distorsionado / exagerado (victimización, conmiseración, pensamiento depresivo), necesidad de control, no hacer lo propio que al rol corresponde, traumas, momentos de crisis y desconocer el propósito de nuestra vida.

Cada propuesta en sí misma es un libro por comentar, pero si te has identificado con alguna, déjame decirte que estas llamado a emprender la acción, esto es, resolver, y aun antes de que pudieras ver algún problema, puedes adelantarte, a considerar la auto terapia.

Existen consecuencias por no emprender la acción, son muchas: aumento de la gravedad del problema, se refleja la falta de habilidad para su resolución; pérdidas materiales, económicas, de salud, relaciones personales, clientes, tiempo, etc. Cosas que dolerán. El aprendizaje no tiene por qué doler si lo enfocamos adecuadamente, y de eso se trata la Autoterapia. Te invito la próxima edición a conocer como se forman las problemáticas mencionadas para poder identificarlas y aplicar Autoterapia.

Te desea excelente semana, tú amiga, Remedios Martínez.

Comentarios en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *