Inicio / OPINION / El Psicólogo Interior / Autoterapia para resolver problemas (primera parte)

Autoterapia para resolver problemas (primera parte)

El ser humano está diseñado de una manera tan compleja, que  esa complejidad nos hace aptos, capaces y hábiles para resolver cualquier problema de supervivencia y convivencia, pero muchas veces nimiedades lo intimidan.

Te sorprenderá la aportación de conocer que todo tipo de terapia es y siempre será, AUTOTERAPIA, aún la psicológica. La AUTOTERAPIA es una ayuda a uno mismo, donde se ha reconocido que el responsable de su vida soy yo, y que cualquier acción que emprenda en pro de vivir mejor –aunque implique un segundo, o un tercero, es una acción propia. Es legítimamente alguien que te ayuda y como te ayuda, instrumento o herramienta para una vida más feliz, de calidad, de oportunidad o simplemente, diferente.

Quiero compartirte que en próximas ediciones estaremos haciendo una redefinición de términos, que nos plantean cuestionamientos trascendentales y que muchas veces pasamos por alto, para tener una buena vida. También tendremos una extensión de este tema pues EL PSICOLOGO INTERIOR pretende entre sus objetivos que encuentres en ti ese terapeuta natural, también es ese el inicio de la AUTOTERAPIA.

Empecemos por la palabra problema. Es una palabra mal definida, mal enfocada, mal comprendida y hasta discriminada.  Cuando escuchamos la palabra “problema” nuestra mente automáticamente se incomoda, se molesta o hasta teme por lo que pueda pasar. Existe una predisposición en contra de todo lo que traiga incluida la palabra “problema”. Desde la escuela nos encaminan a entender lo que es cuando nos dicen; “de tarea les dejamos unos problemas”.

Como no temer, evitar y hasta correrle a los problemas, cuando hemos hecho asociaciones negativas, mismas que debemos cuestionar para mejorar nuestra forma de ver el mundo. Pues según vemos, creemos, y según creemos, actuamos. Solo son correctas dos formas de enfocar y definir los problemas y son las siguientes:

1.- Un problema es un evento que se presenta como parte del proceso de maduración. Es un reto que llega cuan-do la persona está preparada. Un problema es una metáfora que nos dice “estás listo para esto!”. Un ejemplo es cuando el bebe quiere aprender a caminar, solo va a querer caminar cuando su organismo ya está listo. Y ciertamente el bebé no empieza a caminar de un día para otro. Es un proceso. Así también los problemas no se presentan de pronto, generalmente tienen antecedentes, y lo más importante, la mayoría de los problemas no exigen resolverse en un segundo, también nos dan la oportunidad de demostrar nuestro nivel de madurez.

2.-La segunda forma correcta de enfocar un problema es realmente, un regalo. Un problema es una oportunidad envuelta en un empaque poco agradable. Nos dice el problema, que algo no hemos estado haciendo bien, trátese así de una relación, una situación, algo económico, salud, o incluso un proceso.  Los problemas no mienten, son honestos, nos dicen en nuestra cara lo que otras personas no se atreven.

Cuando hay un estancamiento, falta de crecimiento en algo, los problemas hablaran por sí mismos, de que algo necesitamos cambiar, y cuanto antes entendamos ese lenguaje, mejor. Tendremos menos pérdidas y nuestra dignidad se salvará. Los problemas son una forma de prueba, la vida en sí misma es. Nos prueban los problemas en humildad, flexibilidad, en aprendizaje, madurez, etc.

Espero que recibas la información completa en las próximas ediciones, para tu Autoterapia para resolver problemas. Te comparto que estaré iniciando en los próximos días los talleres para madres solteras, y abuelas en crianza,  Informes 243 110 90 64 y 243 43 5 84 84.

¡Te deseo excelente semana! Tu amiga, Remedios Martínez.

Comentarios en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *