Inicio / MIGRANTES / Trump asumirá la presidencia de Estados Unidos en medio de polémica

Trump asumirá la presidencia de Estados Unidos en medio de polémica

“Juro solemnemente que ejerceré fielmente el cargo de Presidente de Estados Unidos y haré lo mejor posible para preservar, proteger y defender la Constitución”.

Con estas palabras, como es usual cada cuatro años en la que se ha convertido en una de las fechas más importantes de la primera economía del mundo, el presidente electo Donald Trump jurará el próximo viernes 20 de enero para convertirse formalmente en el jefe de Estado número 45 de la historia del país, el único que no ha ocupado anteriormente algún cargo dentro de la política nacional y mucho menos de elección popular.

Junto a él, será investido el vicepresidente Mike Pence, en una ceremonia en el Capitolio, sede del Congreso de la nación, en la que estarán rodeados de ex mandatarios que, en su mayoría, mostraron su oposición a la candidatura del magnate.

Así, este cambio de mando se perfila completamente diferente a los de ocasiones anteriores

Para como acostumbran a ser los grandes actos políticos en EEUU, una toma de posesión presidencial parecería ser un evento en el que muchos quieren participar o ser invitado, pero en esta oportunidad la situación ha sido distinta.

Muchos de los que han confirmado que estarán presentes han sido férreos detractores del multimillonario, partiendo por su rival en la contienda de noviembre, Hillary Clinton, quien estará acompañando a su esposo y ex titular de la Casa Blanca, Bill Clinton.

También irá el ex mandatario George W. Bush junto a su esposa Laura –a pesar de que en las elecciones le negaron su voto–, y el ex presidente Jimmy Carter.

Pero la controversia se extiende incluso hasta el ámbito artístico. El gran rechazo de las posiciones más liberales del país ha dificultado el trabajo del equipo de transición del futuro mandatario al que se le ha hecho casi imposible encontrar artistas reconocidos dispuestos a participar en el evento.

El acto, que tradicionalmente se convierte en una fiesta nacional, se perfila bastante discreto al menos en cuanto a espectáculos se refiere.

Siempre polémico

El magnate por años se codeó con rostros famosos –modelos, actores y músicos– pero, tras una elección polarizante y una campaña electoral polémica por sus duras palabras en contra de musulmanes e inmigrantes, no ha logrado atraer a gran cantidad de estrellas que quieran formar parte de su asunción como si lo hicieron con su antecesor, Barack Obama.

Hasta ahora, no hay cantantes de renombre en el programa y, por el contrario, se conoció que grandes de la música como Andrea Bocelli, Elton John y Celine Dion rechazaron su participación.

La lista de solistas incluye a Jackie Evancho, una adolescente que se hizo famosa tras quedar segunda en el concurso televisivo “America’s Got Talent” y quien tendrá a su cargo la interpretación del himno nacional.

También actuarán la popular com-pañía de baile The Rockettes y el famo-so coro mormón, Mormon Tabernacle Choir, organizaciones que vivieron su propia controversia luego de que algunos de sus miembros rechazaran formar parte del evento.

Seguridad

Pero las diferencias podrían considerarse incluso más profundas y de cierta forma ilustran la nueva etapa que está por iniciar en la política estadounidense.

Un ejemplo de ello, son los planes de los detractores de Trump para opacar su momento de gloria con protestas en zonas aledañas al Capitolio. Las convocatorias llevaron a los organizadores a incrementar la seguridad e incluso hasta reducir el número de invitados.

Y es que la primera inauguración de Obama en 2009 alcanzó un récord de 1,8 millones de visitantes. Pero, más allá de que pudieran acercarse para celebrar la ocasión, la reciente natura-leza de la dividida elección podría llevar a que más de 750.000 manifestantes llegaran hasta la capital.

Más de tres docenas de miembros de las fuerzas del orden trabajan en planes de seguridad y alrededor de 7.500 efectivos de la Guardia Nacional serán trasladados a la ciudad junto a cerca de 3.000 funcionarios policiales de varios estados.

Rompiendo el protocolo

Habrá menos bailes inaugurales, no habrá representación de bandas de escuelas de Washington y la voz oficial del evento no será Charles Brotman, quien había tenido el honor de anunciar el desfile inaugural desde 1957.

El llamado Inaugural Parade contará con más de 8 mil participantes, divididos en cuarenta organizaciones, entre las que se encuentran bandas de institutos, cuerpos militares ecuestres, grupos de primeros auxilios y asociaciones de veteranos.

Servicio religioso: la tradición de acudir a las 10:15 am a un servicio religioso partió con Franklin D. Roosevelt en 1933. Desde Ronald Reagan, en 1981, los eventos se han realizado en la iglesia St. John’s Episcopal Church, cercana a la Casa Blanca.

Procesión hacia el Capitolio: desde 1837, luego de la misa, el presidente electo, su compañero de fórmula y las esposas de ambos son escoltados hasta la Casa Blanca por miembros del Comité Conjunto del Congreso para las Ceremonias Inaugurales. Tras una breve reunión, el mandatario electo y el saliente se dirigen juntos al Capitolio.

Juramento del vicepresidente, Mike Pence.

Juramento del presidente, Donald Trump: en la mayoría de los casos, el presidente de la Corte Suprema de EEUU es quien toma el juramento a los dos principales miembros del Ejecutivo a las 12:00 del día. Casi todos los presidentes desde George Washington, en 1789, han colocado su mano sobre la Biblia.

Discurso inaugural: todos los presidentes han incluido alguna referencia a Dios en sus discursos, excepto George Washington en su segunda oportunidad en la que sólo pronunció 135 palabras.

Despedida del presidente saliente, Barack Obama: parte en helicóptero junto a su familia a su nueva residencia.

Almuerzo inaugural: incluye discursos, regalos y brindis en honor a la nueva administración.

Desfile inaugural: iniciará en el Capitolio rumbo a la Casa Blanca. Se estima que dure una hora y media.

Baile inaugural: al menos tres bailes oficiales están planificados con la participación de Donald Trump y su esposa, Melania.

Comentarios en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *