Inicio / REGIONAL / A la quiebra la empresa Bacardí en la Galarza

A la quiebra la empresa Bacardí en la Galarza

 Después de funcionar 60 años, cerró sus puertas, despidiendo a sus últimos trabajadores.

IZÚCAR DE MATAMOROS, Pue.- Unos cincuenta o sesenta trabajadores de la empresa vitivinícola Bacardí y Compañía S.A de C.V., establecida en este municipio, presuntamente fueron liquidados a finales del mes de agosto y principios de septiembre de 2016, como parte de una reestructuración en materia de producción de bebidas.

El acceso fue negado a este medio de comunicación, por guardias de seguridad quienes pidieron que toda información, sería proporcionada en el corporativo establecido en el municipio mexiquense de Tultitlán, pero en la planta ubicada en la junta auxiliar de La Galarza, al norte de la ciudad de Izúcar de Matamoros, no hay información al respecto.

Uno de los familiares de un trabajador rescindido, comentó que de manera sorpresiva les comunicaron la decisión de no requerir más de sus servicios como empleados, aunque no les dieron ninguna explicación, pero se enteraron que el argumento es que hay baja demanda de sus productos en el mercado nacional.

La fuente que pidió el anonimato, señaló que hay versiones no confirmadas que los empresarios de la marca del murciélago que en los años noventas llegó a tener hasta el 60 por ciento del mercado regional, y hoy pretenden desmantelar las instalaciones donde equipo y maquinarias podrían ser llevadas a Cuba.

Los fundadores e impulsores de esa marca proceden de ese país, cuyos ingenieros fueron los diseñadores de la planta que se localiza en la carretera federal Izúcar de Matamoros – Atlixco, en la junta auxiliar de La Galarza.

bacardi-1La fábrica ubicada a unos 65 kilómetros al sur de la capital poblana, ocupan una extensión territorial de treinta hectáreas, en su interior hay unos enormes tanques de almacena-miento con capacidad de 230 mil litros cada uno, destinados para tareas de fermentación y destilación.

El primer despido de personal ocurrió a mediados del mes de junio del año 2004, con el mismo argumento de problemas financieros, lo que obligó a la compañía al despido de cincuenta empleados en la fábrica de La Galarza en el estado de Puebla, mientras que en la de Tultitlán fueron 500 despedidos.

Hasta el año de 2004, un obrero ganaba en promedio semanal de 2 mil a 2 mil 800 pesos, en cuanto a reparto de utilidades percibían hasta 180 mil pesos, presuntamente eso habría sido el problema financiero para que procediera al reajuste de personal.

Cabe señalar que fue en el año de 1956 cuando se fundó y estableció en la junta auxiliar de La Galarza, pero en el año de 2004 con la salida de empleados y recontratación de algunos que tuvieran conocimientos tecnológicos, la sección 17 del Sindicato de Trabajadores de la Industria Alcoholera (STIA) quedó disuelta.

Comentarios en Facebook

Un comentario

  1. ¿Quién me podría enviar fotos interiores de Bacardí-La Galarza… nuevas o viejas? (con y sin trabajadores). Se los agradecería mucho. Su cierre significa la desaparición de fuentes de trabajo, pero también la de un patrimonio industrial, dados sus 60 años de existencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *