Inicio / SECCIÓN AGRÍCOLA / Uso sustentable de composta en tomate de invernadero (Lycopersicum sculentum)

Uso sustentable de composta en tomate de invernadero (Lycopersicum sculentum)

El tema explorado fue con relación al “Uso de compostas y sus beneficios en el cultivo de Tomate”, con la colaboración de: Productores de jitomate, docente y estudiantes del Programa Educativo de Agricultura Sustentable y Protegida de la Universidad Tecnológica de Izúcar de Matamoros, Puebla.

Parte de esta investigación fue la recopilación de información acerca del manejo agronómico utilizado en el cultivo de jitomate en invernadero. El beneficio al aportar materia orgánica al suelo como una estrategia conducida a la generación de nuevos conocimientos sobre tecnología accesible y comprensible de adopción por productores – estudiante orientada a la generación de desarrollo tecnológico.

Se implementó un paquete tecnológico innovador en la preparación de la composta, utilizando residuos agrícolas y pecuarios de la región, los factores evaluados fueron dosis de composta aplicada y su efecto durante en etapa de desarrollo en planta de tomate en invernadero, la aportación de nutrientes en suelo y su contribución futura como un medio sostenible.

Los desperdicios de basuras y residuos orgánicos representan a nivel mundial y nacional un problema de contaminación en el medio ambiente, una forma de manejo eficiente de estos es mediante su tratamiento. El compostaje es una actividad gratificante, ecológica y práctica al 100%. Está integrada por procesos de trasformación biológica de forma acelerada, esta técnica se realiza bajo condiciones de fermentación aerobia, con disponibilidad de un 50-60 % de humedad, que asegure una evolución higiénica de los restos orgánicos en un alimento homogéneo y altamente asimilable por los suelos.

Trabajos realizados en otros países como Venezuela (López y Contreras, 2009) sobre agricultura orgánica han dado como resultado sistemas sostenibles en la producción de alimentos. López Martínez, en (2001) desarrollaron y evaluaron un trabajo sobre efecto de abonos orgánicos sobre propiedades físicas y químicas del suelo, los resultados indicaron cambios en las características químicas antes y después de la siembra, concluyendo que la utilización de composta es una alternativa para sustituir a la fertilización inorgánica.

compostaOtros estudios efectuados en Costa Rica (Roldán y Méndez 2005), sobre comportamientos de composta utilizando sustratos a base de abono orgánico en hortalizas, bajo sistemas de inverna-dero, dieron como respuesta mayor vigor de germinación, desarrollo de planta y calidad del fruto en cultivos de brócoli, pepino y tomate.

(López y Martínez, et al., 2001), realizaron y evaluaron un trabajo sobre efecto de abonos orgánicos y sobre propiedades físico-químicas del suelo, para lo cual utilizaron cuatro tratamientos con dosis de 20, 30 y 40 toneladas/ ha-1 para bovino, caprino y composta, y 4, 8 y 12 toneladas/ha. Para gallinaza, y un testigo con fertilización inorgánica (120-40-00 de N-P-K). Las variables fueron: contenido de humedad, pH, materia orgánica, N, P y rendimiento de grano.  Los resultados indicaron cambios en las características químicas del suelo (materia orgánica, N y P) antes y después de la siembra. Concluyendo que la utilización de composta con dosis de 20 a 30 toneladas/ ha. , son una alternativa para sustituir a la fertilización inorgánica.

La presencia de materia orgánica en un suelo mejora considerablemente sus propiedades físicas (estabilidad estructural, porosidad y control de la temperatura), las biológicas favoreciendo el establecimiento y el fomento de la biodiversidad. Además de que el humus es la fracción más activa de la materia orgánica en el suelo y que interviene en infinidad de procesos como la germinación, estimulación de determinados procesos bioquímicos. Tortosa (2009).

MATERIALES Y METODOS

Este trabajo se desarrolló en el Campus de la Universidad Tecnológica de Izúcar de Matamoros (UTIM), ubicada en prolongación de la calle Reforma No, 168, Barrio de Santiago Mihuacán de Izúcar de Matamoros, Puebla, México, en colaboración con La Organización Productores de tomate Tomixet e  Innovaciones Integrales Agropecuarias S. de R.L. de C.V. Pertenecientes a la región de Coatzingo y Palmarito del Estado de Puebla, así como  docente de la carrera de Ingeniería en Agricultura Sustentable y Protegida y estudiantes del 5° cuatrimestre del Programa Educativo.

AS y P.

Los materiales utilizados fueron residuos agrícolas, tierra, recipiente con agua, termómetro palas, bieldos y plástico negro calibre 30. La metodología utilizada fue: Diseñó del área física de trabajo en 20 metros cuadrados, para 3 pilas de 1*1*1 mt. Aplicación de 3 capas sucesivas con materiales aportadores de fuentes de carbono(C), (pajas, zacates, pastos), como fuente de nitrógeno (N) se utilizó estiércol semifresco de bovino y una tercera capa de tierra agrícola. Durante el proceso de preparación se aplicó agua suficiente para humectarla pila, se dieron los volteos requeridos (7), se mantuvo bajo observación midiendo temperatura, humedad y oxigenación, la maduración de la composta se obtuvo a los 120 días. Posterior se estableció la cama de siembra y posterior a la germinación se trasplanto el tomate, se utilizaron 250 gramos de composta por metro lineal a la formación de cama y una segunda aplicación al trasplante, el testigo no se le adicionó composta. Los resultados obtenidos a la evaluación denotan que un suelo agrícola tratado con composta, incrementa la presencia de macro y micronutrientes como el nitrógeno (N), carbono (C), potasio (K), sodio (Na), calcio (Ca), fósforo (P) y magnesio (Mg), estos varían en relación al porcentaje del compost que se añade al suelo. Se considera que al incrementarse hasta en un 6% su presencia en el suelo, se obtiene mejor resultado en casi todos los nutrientes. En el comparativo con el testigo no tratado con composta las plantas de tomate denotaron menor desarrollo que en donde sí se aplicó, no siendo así para el área tratada con composta, Por lo que se deduce que al añadir materia orgánica a un suelo agrícola, el contenido de los macro y micronutrientes del suelo suele elevarse y estos son más estables, mejorando las condiciones físicobiológicas de la turgencia de las hojas, grosor de tallo  y altura de la planta, a su vez mejora a futuro las condiciones del suelo, incidiendo en el desarrollo del cultivo.

Se concluye que utilizando una metodología para la producción de abonos orgánicos (compostas), con un manejo eficiente y dosis adecuada al cultivo, en función de los requerimientos del cultivo, de fácil comprensión y adopción por los agricultores y estudiantes puede incidir en el desarrollo de capacidades, en un mejor uso y optimización de basuras orgánicas, manteniendo el equilibrio natural, mejorando la producción y beneficiando a productores y a la producción de alimentos.

 

Literatura consultada

-José Dimas López Mtz. / MÉXICO 2001 Antonio Díaz Estrada / Enrique Martínez.

-Gustavo Quesada Roldán / Carlos Méndez Soto, 2005

-López Martínez, Díaz Estrada, Martínez, (2001) Universidad Autónoma Chapingo [email protected] ISSN (Versión impresa): 0187-5779

-Quesada Roldán Y Carlos Méndez Soto, (2005) Costa Rica

-Roberto López, Froilán Contreras. Sistemas de Producción Agrícola Sostenible en los Andes de Venezuela: (Barrass, 1990)

Comentarios en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *