Inicio / CULTURA / San Bernardino, el templo de Izúcar que guarda joyas, que se resisten a desaparecer 

San Bernardino, el templo de Izúcar que guarda joyas, que se resisten a desaparecer 

Un grupo de 25 personas, cuida y gestionar recursos para las mejoras del inmueble

Este Santo lo veneran miles de fieles seguidores, pero más quien siembra calla, frijol, maíz y cebolla.

IZÚCAR DE MATAMOROS, Pue.- La iglesia de San Bernardino ubicada en el barrio que lleva el mismo nombre, en este municipio con el paso de los años, sea convertido en una joya que los mismos pobladores de este lugar no han dejado perder y que el deterioro la ha alcanzado pero que hoy día la misma población busca rescatarla.

Actualmente, al interior de esta iglesia se encuentra en etapa de rescate de un retablo que el paso del tiempo lo fue dañando, sin embargo a través de las gestiones de los ciudadanos de este lugar, al igual que la comuna izucarense hoy se efectúan trabajos de rescate de esta pieza al interior del inmueble.

Datos importantes 

Alfonso Gil Campos, coordinador de los cronistas de las regiones de Izúcar de Matamoros y Chiautla de Tapia comentó que la iglesia de ubicada en el barrio de San Bernardino fue dedicada a San Bernardino de Siena y forma parte de los 14 templos de los barrios izucarenses.

Señalo que esta iglesia data en promedio del siglo XVII, siendo los retablos con lo que cuentan la convierten en una pieza arquitectónica única en su tiempo dentro de las 14 iglesias de los barrios, toda vez que el retablo que posee es el más grande que se encuentra dentro de estas edificaciones.

Destaco que el día 20 de mayo es la fiesta patronal de esta santo, en donde el barrio organiza una gran festividad en su honor.

Cabe mencionar que no se tienen datos precisos hasta el momento de esta iglesia, pues algunos archivos se han perdido y solo se sabe por su arquitectura y en base a la construcción y datos de otras iglesias que este pudo haber sido edificados en el siglo XVII.

Un poco de historia católica, acerca de este templo 

De acuerdo a información de la iglesia católica, San Bernardino de Siena, fue un fraile menor, misionero y reformador, frecuentemente se le llama el “Apóstol de Italia”, el cual nació el 8 de septiembre del año mil 380 en el seno de la noble familia de Albizzeschi, en Massa, un poblado Sienés del que su padre era gobernador y murió el 20 de mayo de mil 444, en Aquila, en los Abruzos, de ahí que se esta fecha cuando se le celebra.

A los seis años Bernardino quedó huérfano y fue educado cuidadosamente por sus piadosas tías, su juventud transcurrió limpia y activamente, en 1397 luego de tomar un curso de derecho civil y canónico, ingresó a la Confraternidad de Nuestra Señora, adyacente al gran hospital de Santa María Della Scala, tres años después, la peste invadió Siena de nuevo y él abandonó la vida de reclusión y oración que había abrazado para atender a las víctimas de la plaga, apoyado por diez compañeros se echó a cuestas la dirección del hospital.

joyas_1A pesar de su juventud, Bernardino hizo frente exitosamente a la tarea, pero su dedicación incansable y heroica a ella quebrantó su salud de tal manera que jamás la recuperó por completo.

Habiendo repartido su patrimonio entre los pobres y enfermos, Bernardino tomó el hábito de los Frailes Menores en San Francisco, en Siena el 8 de septiembre de mil 402, sin embargo, se retiró al convento de los observantes, profesó el 8 de septiembre de mil 403, y fue ordenado sacerdote el 8 de septiembre de mil 404, alrededor de mil 406, mientras predicaba en Alejandría, en el Pie Monte, predijo que su manto descendería sobre un hombre que le escuchaba en ese momento y que esa persona volvería a Francia y España dejando a Bernardino la tarea de evangelizar el resto de los pueblos italianos, de ahí que este se catalogado como Santo por la iglesia.

Los pobladores

Jaime Soto Martínez mayordomo del barrio de San Bernardino, destacó que los habitantes de este lugar son devotos a su santo patrono de ahí que las tradiciones vísperas de la fiesta, inicien el 19 de mayo, un día antes festejo mayor.

Expresó que hoy en día la iglesia pasa por una etapa, donde su retablo está siendo reparado por personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia INAH, quienes han encontrado entre los hallazgos que el retablo y la iglesia podrían ser del siglo XV y no del XVII como anteriormente se creía, siendo esto aún impreciso.

Mencionó que este tipo de rescate es sumamente importante, ya que no conocía mucho de la historia de este lugar, entre otro de los datos significativos es que el retablo que adorna este templo es que en su contorno hay varios santos que lo adornaban.

El templo está bajo el manejo de 25 personas, las cuales con diversos trabajos y cooperaciones, buscan que este se encuentre en buen estado y al mismo tiempo efectúan gestiones para que no se pierdan piezas importantes con las que cuenta este lugar, ya que aseguran que la única forma que pueden seguir manteniendo vivas sus tradiciones.

Es importante mencionar que las 25 personas, son parte de un comité de aguas, en donde son usuarios de agua para el riego de campos y al mismo tiempo adquieren la responsabilidad de mantener en buenas condiciones y hacer actividades a favor del templo de San Bernardino, algo que no sucede comúnmente en la administración y cuidado de la iglesias.

joyas_2Quienes cuidan del templo, siembran caña, frijol, elote, y cebolla, siendo esto parte de una tradición, y el apoyar en el cuidado y conservación de la iglesia, es parte de dar gracias a San Bernardino de las buenas cosechas que obtienen del campo, asimismo esto es parte de los valores que sus padres les heredaron, y esta seguros que ellos continuaran pasando este costumbre de generación en generación.

En promedio cada integrante de este comité llega a gastar hasta 2 mil pesos por persona, cada año en la fiesta patronal, esto según un balance que realizan previamente para los festejos sobre el monto de lo que costara la fiesta y lo que harán.

La fiesta es acompañada de música, cohetes, bailes, antojitos, pero sobre todo con un gran colorido y entusiasmo en torno al santo en que sus devotos dedican sus buenas cosechas, y en promedio llegan a acudir cerca de unas 5 mil personas, siendo esto una fiesta tradicional de barrios.

Finalmente, en un recorrido dado junto con el mayordomo de San Bernardino se notó que actualmente las misas las llevan a cabo en la parte exterior del templo toda vez que el retablo debido a su tamaño ocupa cerca del 85 por ciento del inmueble para su restauración, y que en promedio en más de 6 meses de trabajo este registra un gran avance, siendo la participación de la población el principal motor para que este lugar se mantenga.

Comentarios en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *