Inicio / OPINION / El Migrante / El Migrante

El Migrante

Es el inicio de una vida diferente, es cambiar la perspectiva para nuestras familias en determinado momento, es la sana ambición por mejorar nuestro entorno.

Y es lo que nos lleva a las personas a salir de nuestro lugar de origen, bendito sin duda, pero que en muchos de los casos son nuestras mismas raíces las que nos retienen, las que nos sujetan a una tierra que es muy propia de nosotros pero que igual que la madre que nos parió, somos y debemos ser independientes.

Y es precisamente esta ambición, la que a muchos nos ha movido para salir de nuestro país, porque aquí construimos los sueños, aquí en nuestro México, pero es en el norte donde podemos tener la oportunidad de realizarlos.

migrantes2Y allá donde las casas son bonitas, donde los autos son fáciles de adquirir, donde te da para vestir y alimentarte a tu gusto y a tu familia por igual, también es allá donde aprendemos a vivir entre la marginación, a vivir entre el amor a distancia de los que dejamos y la indulgencia de los legales y los ilegales que por antigüedad ya serian legales.

La migración tiene tantas caras como se las pueda uno imaginar, empezando por los motivos y sus orígenes, que sin lugar a dudas son espinosos y polémicos.

Y es precisamente lo que hace cuestionarnos que tan lejos podemos llegar si es que nuestros talentos se siguen yendo, ¿hasta donde podrán llegar los pueblos que se van quedando sin hombres?, con el tiempo sin jóvenes y al último serán pueblos abandonados.

Sin embargo con esa migración hay sectores o individuos que nunca pierden y es desde el momento de emprender el viaje, que ya el dinero está fluyendo, ya el capital está circulando y siempre será en dirección de los que nunca van a perder, como son las empresas de transporte público y algunas más, pero sobre todo hacía la industria del contrabando de personas y son estos últimos los que se ensañan aún más con el migrante, pero que no habiendo muchas opciones por nuestra falta de preparación, pero sobre todo por la falta de oportunidades de trabajo decente y con un salario digno, vamos haciendo más poderosos a los ya muy famosos coyotes.

Pero que con mucha suerte y la bendición de nuestra familia siempre hay la posibilidad de llegar al norte. ¡Sin embargo corremos el riesgo de llegar a ser tan solo una estadística!

Y al llegar allá cargaremos con el estigma, de ser delincuentes para algunos gringos, o con la anuencia de algunos más que valoran nuestro trabajo y valor. Volviéndonos divisas para los bancos. Pero de entre todo eso, lo más noble es que nos convertimos en la tabla de salvación para nuestra familia.

El valor que nos hace salir, es el valor que nos hace volver. (La marea se lleva el agua y es la misma que la devuelve).

Comentarios en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *